"El Amor es nuestra auténtica esencia, todos somos perlas ensartadas, en el mismo collar del Amor." Amma

Talleres de Constelaciones familiares

Por Rosa Mª Adell
 
  • Las constelaciones familiares abren la puerta a un campo espiritual, que vincula a todos los miembros de una familia de tal manera que cada uno se convierte en el destino para el otro, y también incluye a aquellos que compartieron momentos importantes de la vida o de la muerte, aunque no existan lazos de sangre.

  • Así como un árbol no elige el lugar donde crece, así como se desarrolla de manera diferente en un campo abierto o en un bosque, en un valle protegido o en una cima de montaña a la intemperie; así un niño se integra en el grupo de origen, en la familia sin cuestionarlo, con un vínculo de amor, independientemente, de que con sus padres y en ese grupo pueda desarrollarse feliz y saludable.

  • En el trabajo de constelaciones se pueden observar y sanar dinámicas familiares que llevan a identificaciones o implicaciones trágicas de una generación a la siguiente. En un taller de constelaciones familiares salen a la luz estas implicaciones o lealtades, y se trabaja por encontrar soluciones que lleven al bienestar, la armonía o la salud de todos los miembros de la familia.

  • La constelación familiar reúne lo que antes estaba separado, siempre es un sentimiento de amor y interrumpe la repetición de lo no resuelto y problemático, y abre caminos de solución más allá de nuestra consciencia.

Bert Hellinger

 

 

 

Próximos Talleres de Constelaciones familiares en Centre Ananda:

 

 

 

 

 

 

Y UNO APRENDE

Después de un tiempo,
uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano
y encadenar un alma.
Y uno aprende
que el amor no significa recostarse
y una compañía no significa seguridad.
Y uno empieza a aprender… 
que los besos no son contratos 
y los regalos no son promesas. 
Y uno empieza a aceptar sus derrotas 
con la cabeza alta y los ojos abiertos. 
Y uno aprende a construir 
todos sus caminos en el hoy, 
porque el terreno de mañana 
es demasiado inseguro para planes… 
y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.
Y después de un tiempo 
uno aprende que, si es demasiado, 
hasta el calorcito del sol quema. 
Así que uno planta su propio jardín 
y decora su propia alma, 
en lugar de esperar que alguien le traiga flores. 
Y uno aprende que realmente puede aguantar, 
que uno realmente es fuerte, 
que uno realmente vale,  
y uno aprende y aprende… 
y con cada adiós uno aprende.

                                Jorge Luis Borges