"Si podemos hacer a alguien más alegre y feliz, debemos hacerlo en cualquier caso". Hermann Hesse

Talleres de Espiritualidad y Meditación

Por Ana Moratinos

Los alimentos del alma.

Podemos considerar al alma como eso que nos "anima", como nuestra naturaleza esencial, como la llamada interna o vocación individual, como la parte de la individualidad que está permanentemente unida a la divinidad, como la llamada interna al autoconocimiento, la aspiración a la verdad y equidad que reside en todos nosotros.

Busca tu propia definición si así lo deseas. Lo cierto es que esa alma, naturaleza esencial, o guía interna, no van a enfermar nunca, pero en muchas ocasiones va a estar silenciada, opacada, oscurecida por temor de la cultura, la sociedad o los hábitos y costumbres, y en esos momentos notaremos en nuestras vidas y conjuntos sociales distintos tipos de crisis y dolencias.

Puede decirse que toda circunstancia de la vida es información precisa y necesaria, si es bien mirada, incluso y sobre todo cuando aparenta una gran contradicción o contratiempo.

La contradicción o las circunstancias mas graves, vienen a advertirnos de que quizás hace mucho tiempo que no escuchamos nuestra alma, nuestra vocación, nuestro instinto verdadero y lejos de ser un conflicto, sea quizás la posibilidad de reconexión y autoescucha que estamos buscando desde hace tiempo y que ampliará nuestros estados de bienestar y felicidad.

El paradigma espiritual se conecta con nosotros a través del alma. Desde esa perspectiva la mayoría de nosotros estamos sordos al espíritu, pues no escuchamos nuestra vocación y nuestra intuición.

Me atrevo a afirmar que la enfermedad y el conflicto personal irán desapareciendo en la medida que el ser humano conecte con la voz de su alma y viva en torno a su naturaleza profunda.

Así pues de alguna manera, alimentar el alma conscientemente, reducirá sensiblemente nuestros conflictos y otorgará a nuestras vidas y en suma a nuestra sociedad de una riqueza añadida llena de dones y valores, que si bien siempre estan a nuestra disposición solo logran evidenciarse a través de un acertado trabajo de interiorización y autoconociento.

Si queremos apuntar y acertar en la diana del éxito, será interesante APUNTARSE con una práctica cotidiana a los alimentos del alma.

Cuando este sueño, se convierte en una realidad, cuando pasamos del texto a la práctica en lo cotidiano a múltiples niveles... el alma se pone fortachona y descubre más de sí misma, hasta las últimas realidades toman un sabroso y suculento valor certero en todas nuestra dinámicas de vida, y esto produce una renovación de todas las realidades sociales, generando nuevas y poderosas manifestaciones, incluso esa que llaman el cuerpo o los cuerpos de gozo.

Alimentos del alma, versus, síntomas o lo que llamamos enfermedades. O hacemos espacio a través de los alimentos del alma o la vida va ha hacer ese espacio “a gritos” con lo que llamamos enfermedad.

 

 

 

 

El Alma no se enferma pero si hay que alimentarla. En el libro de Medicina del Alma, se incluyen los siguientes alimentos:

  • Respiración consciente, inspiración

  • Meditación

  • Oración

  • Creatividad consciente

  • Humor y risa

  • Movimiento corporal consciente

  • Espacios claros y limpios

  • Consciencia de metáforas

  • Usar y arriesgar la intuición

  • Actos de poder, de intento

  • Beber y usar agua pura, vaporizada

  • Sonido, música, canto

  • Viajar por el mundo

  • Atender a lo que la vida te pone delante

  • Aceptar desafíos, tomar riesgos, sobre todo arriesgar el ego

  • Dar conscientemente, ser generosa

  • Escoger, comprometerte, tomar acción

  • Apúntate, atrévete, arriésgate

Hay otros muchos alimentos, te invito a que explores, para mí uno de los alimentos más importantes es la lentitud, éste no esta incluido en el libro, pero iniciar esta labor incluye crear tu propia lista y relación de lo que sientes que te anima, merece la pena tener tu propia guía de alimentos y emplearla.

Al momento de elaborar nuestra guía, conviene hacer distinción entre lo que es VISIÓN - PROPÓSITO DE VIDA versus FANTASÍAS. ESFUERZO versus CREATIVIDAD.

Observar como nos movemos en lo cotidiano y si hubiera ausencia de parámetros sociales para alimentar el alma tomar el compromiso de crearlos. Generar un sistema de mini prácticas o mini recordatorios o mini canapés para el alma. En todas las tradiciones se trabaja la limpieza y liberación de los sentidos y de los nadis o canales , para aumentar la claridad de nuestra percepción, y alinearnos con nuestra identidad verdadera. Explorar las fórmulas de depuración o sutilización de los sentidos. (Esto puede ser un taller completo e incluso la exploración de toda una vida, ahí tenemos todos los Kriyas del yoga)

¿Qué es el alma anima, ánimo, alma mater, inspiración?

¿Cómo puedo alimentarla?

¿Cómo me habla?

¿Cómo y cuando la escucho?

¿Cómo da sentido a mi vida...a través de mis sentidos?

¿Si abandono la visión personalizada de la vida, con qué me encuentro?

Es útil hacerse preguntas y contestarlas a través de los estados meditativos o de absorción, utilizando el lenguaje de la intuición y de las sincronías. Puede que al principio esto te parezca una locura, porque estamos muy acostumbrados a buscar fuera y que alguien nos diga qué es lo que tenemos que hacer o nos conviene. Pero merece la pena “hablar directamente con la Vida, o con eso que sentimos como divinidad”. Desarrollar eso que llamamos voz interior y por favor no lo confundamos con las comidas de coco. La voz interior, libera y expande, las comidas de tarro , marean y encogen.

Dejar que desde el silencio emerja la respuesta, ese es el arte. Y quizás algunos estéis interesados en explorar lo que se llaman en Medicina del Alma las "enfermedades originales”.

 

      
Enfermedades originales   Angelorum

 

 

Próximos Talleres de Espiritualidad y Meditación en Centre Ananda: